La Pelotari gaditana aprende de Errandonea

Ser pelotari es durísimo. Nunca lo hubiera pensado. Lo he visto alguna vez por la tele, y se ve que le dan con fuerza y potencia a la pelota, pero nunca hubiera pensado que duele tanto. A pesar de ponerte los tacos, la pelota duele una barbaridad.