Quedarte en casa todo el día.

sofa rosaCreo que llevo el tiempo suficiente en paro (abril del 2012 con idas y venidas)para dar consejos de cómo llevar el paro. Llevo un tiempo pensando que soy mucho mejor animando a los demás que animándome a mí misma, así que he decidido motivar a los demás a ver si de ésta manera también me animo a mí.Lo de quedarte en casa todo el día es lo peor.

Creo que el «mandamiento número 1» es no quedarte en casa todo el día aunque tengas ganas. Cuando llevas un tiempo en paro, por una extraña razón no quieres salir a la calle y ésto hace entrar en bucle. Es decir, te levantas con la mala cara, no te peinas porque para qué, no te maquillas porque para qué, y no conjuntas la ropa porque para qué. A esto se le suma que la mayoría de las cosas que hay que hacer en la calle es gastar, y tú no quieres gastar, así que para qué vas a salir a la calle. Y eso no puede ser. Hay que ponerse excusas para salir a la calle. Ir a comprar este bote de tomate «imprescindible» para tu pasta con tomate, comprar ese paquete de pipas «imprescindible» para ese rato en el que te quieres morder las uñas por ansiedad o sentarte en un banco porque es «imprescindible» tomar el sol un ratito mientras observas a la gente.

Hay que invertarse excusas, hay que tener obligaciones para no quedarte en casa y quedarte en bucle todo el día. Así que todos los días por la mañana, mientras desayunas hay que buscarse un motivo por el que salir a la calle. No hay nada peor que estar todo el día en casa sin hablar con nadie, porque claramente cuanto menos hablas en casa menos quieres hablar con la gente, ni siquiera por teléfono… Así que hay que probar a ésto de «desconectar de tu realidad de parad@» mientras haces algo que es «imprescindible». Es una manera de ser uno mas de la sociedad, de ser como ellos, que trabajan y encima tienen también que hacer esas cosas imprescindibles, y nosotros somos iguales ( o al menos tenemos que parecerlo para sentirnos bien). Nuestro trabajo es buscar trabajo, y tenemos también al menos una obligación. Creo que ésto me ha ayudado bastante a estar mejor de ánimo mientras estoy en el paro.

Pero claro, cuando sales a la calle no puedes salir como una pordiosier@, porque esto contribuiría a realmente cómo nos sentimos, y no hay nada peor que un parado parezca una parado pordiosero. Cuando estamos en casa, somos parad@s- buscadores de trabajo, pero cuando salimos a la calle tenemos que ser como ellos. Gente que se quiere sentir bien con la ropa que se pone (aunque nos sintamos mal y no tengamos ganas de nada). Porque no hay nada peor que ir por ejemplo a la oficina del SEPE, e ir vestido de mendigo, o con el chandal…Pero de ésto ya hablaré otro día…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *