Mi técnica para encontrar trabajo: La autoentrevista.

autoentrevistasSeguro que te ha pasado: «Dame ahora mismo tu curriculum, rápido, que están necesitando gente y voy a dar tu curriculum y le voy a decir que eres amiga mía» ¿A qué os ha pasado?A mí miles de veces. Ahora he aprendido a tomármelo con humor. Cada vez que alguien me lo dice, le doy mi curriculum,  me río y a los cinco minutos lo olvido. Es que o si no me volvería loca.  Reconozco que al principio les creía. Y me pasaba todo el rato mirándo el móvil, preguntándoles, agobiándoles por Facebook, email, whatsapp…Pero luego te das cuenta que la gente tiene su vida. Probablemente en ese momento entregó tu curriculum, pero después se le olvidó, y no sabe absolutamente nada de su paradero. La mayor parte de la gente que no ha conocido el paro no se puede poner en tu lugar. Y estar en el paro un par de meses no es suficiente. Yo estoy hablando de cómo te sientes cuando llevas años sin trabajar.

Puede que ese curriculum esté en la papelera o que haya sido utilizado como borrador. O si lo queremos ver en plan bonito puede que la parte de atrás del curriculum haya sido utilizado como nota de amor entre dos compañeros de oficina.

También puede que esté en spam y allí muera, o que haya sido cotilleado y mandado a la papelera. La opción más difícil es que lo vean, y te quieran inmediatamente. Existe una opción intermedia, que es por la que yo lucho, que es la de intentar enterarte que en un sitio están buscando gente, y dar el curriculum a través de un contacto, pero tampoco me ha ido bien. De momento la que mejor me ha ido es la de que me han llamado los que ya habían trabajado conmigo. Normalmente a la gente le cuesta dar una oportunidad sin conocerte. Tiene que haber muy buen feeling en la entrevista, o te tiene que haber recomendado algún muy amigo del entrevistador.

Por eso, para no gastar energía innecesaria, para poder afrontar cada día como un reto en el que tenemos que creernos que lo vamos a conseguir… Tenemos que olvidar que hemos dado ese curriculum.  Ser pesados no funciona. Lo único que podemos conseguir es caer mal de entrada.

Yo tuve durante un tiempo la estrategia de presentarme en los sitios simplemente ofreciendo la posibilidad de que me conozcan.  Reconozco que hay que echarle mucha cara y tener autoestima. Aunque en realidad, no. Yo en el momento en el que la hice tampoco iba sobrada de autoestima, pero si que pensaba el «no tengo nada que perder». Lo que hice básicamente es concertar entrevistas con jefazos, y presentarme, hacerme una entrevista a mí misma y dejarle el curriculum. A ver, no me ha servido para trabajar en ningún sitio (si no no haría «couching para parados») pero si que es verdad que una vez casi trabajé (al final se arrepintieron y cogieron a otra persona)y la chica se acordaba de mi autoentrevista, y otra vez también hice una autoentrevista y me llamaron a los nueve meses para trabajar tres días. Vale, no es mucho, pero menos es nada, ¿no? Yo creo que con mi técnica consigues muchas cosas:

  1. Salir de casa, arreglarte, vestirte y prepararte lo que vas a decir, que los que estáis parados ya sabéis que esto es mucho.
  2.  Tener más autoestima porque te crees que vas a una entrevista porque te han llamado.
  3. Tener algo que hacer por la mañana y el día se pasa más rápido.
  4. Que exista de manera real la posibilidad que busquen a alguien.
  5. Que exista un feeling con el entrevistador y alguna vez se acuerde de tí como me pasó a mí.

Realmente si solo entregas el curriculum o  lo haces a través de un amigo, no eres nadie. Piénsalo. Sí, eres una foto pequeñita que el entrevistador va a olvidar inmediatamente. Eres uno de tantos. Pero si haces la técnica de la autoentrevista te pueden pasar dos cosas:

  1. Que se olvide automáticamente de tí y tira el curriculum a la basura (Cosa que iba a hacer con seguridad si lo mandabas por email y no conozco a nadie que trabajando haya archivado los curriculum, excepto yo que doy fé que lo he hecho).
  2. Que te recuerde como el colgad@ que tuvo la poca verguenza de hacerse una autoentrevista.

No tienes nada que perder, solo que ganar. Y sí, te he dicho mi secreto, que tampoco era un super secreto, pero ojalá te funcione a tí, porque es cuestión de intentarlo. Igual el mundo se llena de autoentrevistados, y ya no llaman a la gente para entrevistar…¿te imaginas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *