Marinha, Benagil y Carvalho en Algarve (Portugal) según «De Euskadiz al mundo»

Dormir arriba de un acantilado de una playa espectacular, es posible. Se hace en Marinha (Algarve, Portugal). Es un sitio impresionante, en el que os recomendamos o bien aparcar vuestra furgoneta el día  de antes que queráis ir a la playa por la noche, o bien madrugar mucho (y no es una forma de hablar, hablamos de las siete de la mañana). Nosotros, para poder grabar este reportaje, nos levantamos nada más y nada menos que a las siete de la mañana, y parece increible, pero a esa hora había ya una familia que nos seguía literalmente los pasos, y además había también bastante meneo de cajas de cervezas, agua… Al chiringuito. Parece que la vida en Portugal empieza antes que en España, al menos la de la playa. O esa era mi sensación. El caso es que en esta ocasión madrugar tiene premio, y bastante importante, porque os vais a encontrar una playa espectacular, y andando por el agua (pero no es nada peligroso) podéis acceder sin problemas a las calas de al lado. Agua cristalina, con bastante fuerza, y por qué no decirlo… ¡Bastante fría!

Nos pareció bastante curioso el hecho que hubiera un chiringuito tan grande comparado con el tamaño de la playa de Marinha (es una calita), pero supongo que es lo único que hay por la zona, y para tomarse algo tiene que estar genial, aunque eso suponga quitar espacio de la playa. A mí, personalmente, me gustan mas los chiringuitos-kioskos que te puedes encontrar en la zona de Sagres, ya que interfieren menos en la naturaleza.  Por cierto, está considerada una de las mejores playas del mundo. Os dejo el video para que le echéis un vistazo:

Luego, muy cerquita de allí, os recomendamor ir a la playa de Benagil, y por supuesto hacer la excursión. Si la hacéis, ojalá os toque con Joao, que era un chico muy simpático que chapurreaba muchos idiomas, y que es de esas personas que va con una sonrisa en la boca porque le encanta su trabajo y eso se nota. Era un chico encantador, y con el que teníamos la broma, que parecía que él llevaba una moto acuática en vez de una lancha, porque era muy valiente, y se metía con la precisión de un profesional que hace eso todos los días, y se metía en todas las cuevas que te proporciona ese maravilloso lugar. También tenemos que contaros un secreto. Hay algo que está prohibido, pero no sé cuanto de prohibido, porque vimos a mucha gente haciéndolo… Si os ponéis en la playa de Benagil mirando al mar, y os ponéis unas gafas de snorkel y os vais a la izquierda (Intentad ir con un grupillo, o con algún objeto para que os vean las barcas, porque la verdad es que hay bastante trasiego de lanchas haciendo excursiones, no solo de la compañía con la que nosotros la hicimos, si no con otras, y realmente correis el riesgo de que os atropellen…) pues podéis ir a la cueva que se hizo tan famosa porque fué fotografiada por National Geographic. La verdad es que es brutal, sin duda es la mas bonita para nosotros. Os dejamos la foto que la hizo tan famosa.

http://www.nationalgeographic.com.es/viajes/grandes-reportajes/la-costa-del-algarve-2_7221/4

Mucho menos arriesgado es ir a la playa de Carvalho. Vamos, que se puede ir andando perfectamente por arriba de los acantilados. Si vais a la hora que nosotros fuimos, que fue a las 14:00, pues mejor que vayais con una toalla o pareo en la cabeza, porque en Portugal en verano el sol pega con intensidad. Una vez allí, veréis la playa abajo, y lo único que tenéis que hacer es seguir el sendero, y llegará un momento que tendréis dos opciones. A la izquierda uno peligrosillo que fue el que optó el vasco, ya que hay que meterse medio raro por un agujero, y el de la derecha que fue el que opté yo, que es simplemente bajar unos escalones por una especie de gruta (aun así el que está preparado tiene bastante encanto por ser una forma peculiar por la que ir a la playa), y cuando llegas ver una playa alucinante. Para mí gusto mas bonita que la de Benagil. También es verdad es que no estaba llena de gente, pero es que tenía todo lo que le pido a una playa: agua cristalina, arena limpia, que no haya mucha gente y además en el agua alguna roca mona. Y lo tenía todo.

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *