La ruta de los pueblos de 8 apellidos vascos

flitz y nosotros

Son muchísimas las personas que han visto la peli «8 apellidos vascos», incluso la segunda parte «8 apellidos catalanes» (mucho menos graciosa para mi gusto). Pero lo que no saben es todo lo que hay detras. Y nosotros quisimos descubrirlo.

La diferencia entre Cádiz y Bilbao, por ejemplo es de mil kilómetros, así que es normal que estas tierras sean grandes desconocidos para ambos. Una pena. Porque yo si que creo fielmente que a los gaditanos por su carácter les encanta y sorprende el carácter de los vascos y viceversa.

El caso es que el primer pueblo en nuestra ruta fue Leitza, que estaba en Navarra. Es curioso que la casa de la protagonista que presumía de vasca, se rodara en Navarra, pero es así. La casa era de piedra, enorme  y allí vivía una pareja encantadora que nos recibió como si nos conociese de toda la vida.

Es curioso que se te plante un autobus en la puerta de tu casa y que se crean en el derecho de visitar tu casa. Pero claro, con gente tan encantadora como ellos, no hay ningún problema. La de veces que habrán tenido que explicar que esa es la casa donde se quemó el traje de novia, pero lo cuenta con una sonrisa y con el procedimiento de alguien que sabe qué es lo que te tiene que enseñar exactamente.

De Leitza, fuimos a Guetaria. Ya sé que soy muy pesada con el tiempo del sol, pero que salga el sol hace que se vea la vida de otra manera. Hacía un día espectacular el día que fuimos, y encima Guetaria es un pueblo precioso. Pequeñito, con sus calles empinadas, el puerto marítimo con barcos muy parecidos a los de la película… Y allí nos encontramos a tres arrantzales que no pudieron ser mas amables. Y es que el viajar te abre la mente. Si ellos nunca hubiesen viajado a Andalucía, tendrían prejuicios, pero ahora lo que tienen es su opinión formada, y eso es lo bonito.  Pienso que los vascos y los andaluces tenemos un humor muy parecido, la verdad. Nos encanta disfrutar de la vida, y reirnos. Se nota.

Y de Guetaria nos fuimos a Zumaya. Otro pueblo espectacular. Por cierto, os dejo aquí el vídeo por si no lo habéis visto.

En Zumaya, nos contó un chico que no pudo ser mas simpático, que fue donde se grabó la famosa manifestación. Un pueblo tan pequeñito, donde practicamente todos se conocen… Tuvo que ser un gran impacto para ellos.

La ermita, un lugar perfecto para casarse, fue yo creo el sitio que mas me sorprendió de todo el trayecto. Fueron espectaculares sus montañas, su mar… Y es que como se dice en la peli «Euskadi tiene un color especial».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *