La mejor ruta de pintxos por Donostia- San Sebastián

Ir a Donostia -San Sebastián y no irte de pintxos es casi un pecado. Pero claro, tampoco es que sea barato hacer esto, así que hay que tener claro una selección de bares y qué pintxos pedir para intentar probar lo mas rico de cada casa. Que quede claro que seguramente nos faltaran bares, y que lo ideal es ir un fin de semana para no quedarnos a medias, pero como os digo esto es lo que nos dió tiempo y presupuesto a comer en un día. ¡Qué aproveche! Nosotros empezamos con el bar Sport. Bar mítico donde los haya. Los mismos camareros nos dijeron que antes de ser camareros en ese bar habían ido de ronda a ese bar a comerse el famoso pintxo de foie.

Mirad qué buena pinta: fua

Seguimos la ruta con el buen sabor de boca que deja el foie,  para ir al Tamboril y probar su pintxito de champiñones. A veces las cosas sencillas son las mas ricas, o las que te apetecen mas en un momento dado. Este champiñón tiene ajito y peregil, y la verdad es que recuerda mucho a como lo hace mi madre. Os lo presento:

champi-tamboril

Y terminamos nuestra ronda del mediodía (dejamos el resto para la noche porque la verdad es que estábamos llenos) para acabar en el Zeruko. Este puede que sea el bar mas pijo que vimos de todos, pero sin duda su presentación era exclusiva, casi mágica. Yo diría que componen pintxos, que los imaginan, mas que los cocinan. Os dejo algunas fotos solo para que alucineis:

cucuruchos-zerukohuevos-con-gulas

Y la siesta era necesaria, aunque sinceramente no nos la pudimos pegar porque teníamos que irnos corriendo al acuario de Donostia que era el siguiente video que ibamos a grabar (ese día acabamos agotados y este es el resultado del fin del día. Pincha aquí.)

El caso es que volvimos de nuevo al casco viejo, para empezar de nuevo nuestra ruta de noche. Fuimos a Gandarias, un bar mítico que las cosas como son… Estaba llenísimo, y su comida también. Probamos su viera con langostino. Uuuuummm qué gordita era la vieira. Y esto acompañado de txakoli guipuzcuano que se toma como cuando se sirve la sidra, bastante curioso. Os dejo aquí la foto del platico:

bar-gandarias-y-viera

De ahí nos fuimos a Txepetxa (vaya nombre complicado para una gaditana pero es cuestión de ir mas y así poder pronunciarlo perfectamente…) y la especialidad de este bar sin duda, son los boquerones. Probamos uno que era como boquerón en vinagre que estaba realmente rico.

boqueron-txepetxa

De ahí nos fuimos a A fuego negro, que la verdad era el mas modernito, y el que estaba mejor decorado de todos ( o al menos el que mas me gustó). Nos comimos una hamburguesitas pequeñas que parecían de gominolas super graciosas, que el pan era de ketchup, y las patatas eran de plátano frito. También probamos unos mejillones invertidos. Esto es un vaso donde en el fondo hay unos mejillones, luego bechamel y por encima unas corteza desmigadas. Uuuuummm todavía guardo el sabor en mi boca.

mejillones-bechamel-y-cortezahamburguesita

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *