Después del paro hay vida: Plan «Prepara»

mendiga libertadCuando acabas la prestación por desempleo después de dos años si hay suerte, tienes hasta dos meses desde el último día que cobras la prestación para solicitar al estado la ayuda del plan «Prepara». Yo no sabía nada al respecto, y cuando he ido a la oficina del SEPE, siempre me han comentado que si no tengo cargas familiares, poco tengo que hacer. El caso es que he ido esta mañana, y cual ha sido mi sorpresa me han dicho que cumplía los requisitos imprescindibles para pedir la ayuda del plan «Prepara» (que realmente no sé hacía donde te preparan). En fin, resumiendo, tienes que tener menos de cuarenta años y en los últimos 18 meses, tienes que haber estado 12 meses en paro. Y éste era mi caso. Cual ha sido mi sorpresa que se me ha pasado el plazo.

Mi cara era un poema, pero es que (y no es por tener excusas)siempre me han argumentado que las ayudas son para las familias, y sinceramente le doy gracias  a la vida por haber podido ahorrar cuando estaba trabajando. Pero los ahorros también se acaban, y para que nos vamos a engañar, con una vida super austera como la que tengo, esos 399 euros me venían genial para poder dormir más o menos por las noches (cosa que no hago siempre). Y por eso os lo cuento, para que no os pase. Porque menudo disgusto he tenido hoy.

En un principio, he pensado que esa ayuda  es para las personas que de verdad lo necesitan, que no tienen familia, que no tienen ahorros… Y debería ser así. Yo tengo la suerte de tener una familia que si le pido que me ayude (ojalá no tenga nunca que hacerlo)podría dejarme dinero, y sigo teniendo ahorros. Pero es verdad, que pongo esfuerzo cada día en buscar trabajo. Todos los días le digo a alguien que estoy en paro, que donde puedo mandar el curriculum aunque no busquen a nadie, busco de manera activa en infojobs y linkedin… En fin, que no sé los demás, yo hablo por mi esfuerzo, pero me merezco trabajar. Y hay que tener esta actitud. Si nosotros no nos valoramos, ¿quién nos va a valorar?Independientemente de la titulitis que se lleva en España (y yo como buena española también tengo), poseo cualidades que me hacen apta para muchos trabajos, y mi actitud es la de intentar estar en el momento adecuado. Y no estaría nada mal que el estado me ayudase con una pequeña aportación económica a mi esfuerzo. Pero no, se me ha pasado. Estar todo el día preocupada o triste por no tener dinero me ha hecho no insistir en la oficina del SEPE sobre mis derechos.  Así que no me queda otra que seguir buscando trabajo, y si puedo ayudar a alguien con este post, me doy por satisfecha. Os pongo aquí el link, para que ampliéis la información… ¡Y prohibido rendirse!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *