Cortarte el pelo by the face

Cuando estás en el paro es muy facil caer en el descuido de no cuidarte. ¿Para qué te vas a arreglar si es probable que pases todo el día en casa?Por eso, me he dado cuenta que cortarte el pelo, motiva, y por eso te lo cuento, para que te vengas arriba.

Lo mejor que te puede pasar un día cualquiera,  es que tengas el día «motivado» y vayas a entrevistas, a echar curriculum, o al típico curso que no te interesa, pero que haces por no volverte loca…Pero si ese no es el caso, desde luego lo de maquillarse y arreglarse, está sobrevalorado. La gente no se da cuenta que realmente conjunta, y se viste mona porque los demás te van a ver. Para gustar a los demás. Pero en el momento que no te va a ver nadie, que el máximo trayecto que vas a hacer es comprar el pan…No tiene sentido. Por eso, te voy a ofrecer un recurso que te va a ayudar un montón a la autoestima. Y es ir a la peluquería gratis. Obviamente hay escuelas de peluquería que cobran muy barato, pero cuando estas desempleada, ni siquiera barato es una opción. Porque no es necesario. Porque me hago una coleta y ya está. Pero el otro día, buscando trabajo en infojobs, ví una oferta que era «corte de pelo» en una escuela, y te pagaban diez euros. Me apunté, y a los cinco minutos me llamaron. La chica, que resultó ser muy amable, me informó que no me harían nada que yo no quisiera. Nada de cortes arriesgados, y que podía hablar con la peluquera de lo que me gustaba hasta que llegáramos a un acuerdo. ¡La experiencia no pudo ser mas buena! Quedamos a las tres y eramos como unas cinco chicas las que esperábamos fuera de la escuela. Nos sentaron,y estuvimos esperando un largo rato, lo que sirvió para hablar con el resto de chicas y conocerlas. Al menos las que estaban sentadas a mi lado. Todas estábamos en el paro, y a todas nos vino super bien la oferta. Hablando con ellas, me dí cuenta que eran chicas arriesgadas, que verdaderamente habían hecho muchos cambios de looks en su vida, y me empezó a entrar miedo, porque la verdad es que yo quería un cambio, pero no radical.

Pelo largoPelo corto

El caso es que vinieron un grupo de chicas, todas ellas peluqueras,y se pusieron cada una de ellas con nosotras. A mí me tocó una chica muy jovencita que venía de Donosti. Yo le dije que quería cortarme el pelo por encima del hombro, con flequillo..Y ¡me dijo que sí a todo!. Así que es como si hubiera ido a la peluquería, porque hizo exactamente lo que yo quería. No me lo podía creer. Lo único diferente es que el «profesor-peluquero» que daba digamos la clase magistral, supervisaba a las chicas, porque aunque todas ellas eran peluqueras, el curso de ese día era para aprender una forma expecífica de cortar el pelo. Cada una llevaba sus «herramientas», incluso su secador, pero la verdad es que mostaban bastante profesionalidad.
Al terminar, fuí a la caja, y me dieron un cheque por haber sido «conejillo de indias», y me fuí contentisima con un corte de pelo nuevo y encima con dinero. Te lo recomiento porque es necesario cambiar. Es necesario sentirse bien. Y porque no solo es gratis si no que te pagan, ¿qué mas se puede pedir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *