Cómo ver Vitoria en una hora (II parte)

terrazas cerradas

Vitoria- Gasteiz es una ciudad que sorprende. Lo cierto es que hay poca gente que la visita, y yo creo que es porque se da poco a conocer. Bilbao tiene el museo Guggenheim,Donostia la Concha, y Vitoria tiene también mil cosas que ver, pero poco se difuende.

Está situada en la llanura alavesa, y por eso hay tanta gente allí que se mueve en bici (también es verdad que a los vascos les encanta hacer deporte), y cuando se quiere ir a la parte de arriba de la ciudad, utilizan una rampa mecánica… ¡Cómo son de avanzados estos vascos! Y el casco histórico tiene forma de almendra, ¿se puede ser mas mona?

Lo que a mí si que me da verdadero miedo es el frío que puede hacer allí en invierno. No sé si fuimos a grabar un día que hacía fresquito, pero puedo prometer y prometo que era verano, y que yo llevaba cazadora vaquera a las tres de la tarde, así que podía sentir de todo, menos calor… De ahí de broma, que nuestro protagonista del video, Iñaki Elorza, dijera que se le llama cariñosamente «Siberia Gasteiz».

Otra cosa que me sorprende mucho son las balconadas cerradas. No es algo que solo pase en el norte, porque es verdad que hay gente en Cádiz, que tiene terraza, y la cierran porque cuando hay viento (y es bastante a menudo) la arena entra dentro, y es un rollo. Es algo que nunca entenderé, porque si yo tuviera terraza, lógicamente me encantaría desayunar al sol del invierno… Pero bueno, para gustos colores. El caso es que en Vitoria todas estan cerradas, y es porque llueve, y no se tiene costumbre de utilizar las terrazas para tomar el sol. Igual que en Andalucía nosotros no empleamos las azoteas para tomar el sol (para eso normalmente tenemos la playa o preferimos la piscina) si no que lo utilizamos para tender (esto es algo que sorprende mucho al vasco). Por cierto, os dejo aquí el video del que os hablo, que yo, que soy completamente audiovisual, pienso que es mejor verlo que contarlo:

Vitoria es una ciudad ideal para dar una vueltecita por el centro. En ese sentido me recuerda mucho a Cádiz, porque ir al centro, no es necesariamente ir de tiendas o de bares. Vitoria es medieval, y por eso, incluso para los vitorianos, puedo entender, que les guste pasear por sus calles empedradas, ver sus torres, iglesias, casas de piedra…. Y después, por qué no tomar un vermú de estos peligrosos que nos contó Iñaki, siempre acompañado de las buenísimas patatas que se cultivan en Alava. Pequeños placeres que da la vida…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *