Cómo ver Cádiz en una hora

castillo de san sebastian

Cuando me paro a pensar dónde he nacido, me doy cuenta de la suerte que he tenido. Y la verdad es que no sé si esto es un sentimiento que siente todo el mundo. Ya seas de Valencia, Barcelona, Vigo o Caceres. ¿Realmente todos se sienten orgullosos de la ciudad donde han nacido? Supongo que el amor u odio hacia la ciudad no te hace ser objetivo.

El vivir en tantos sitios a lo largo de mi vida, lo que me ha hacho es valorar aún mas mi ciudad: Cádiz. Siempre supe que era una ciudad especial, que no deja indiferente. Lo que no he sabido hasta que he vivido fuera, es la suerte que he tenido en crecer en una ciudad pequeña, en la que no había peligros, en la que tenía la suerte de pasar el verano en la playa, y donde los inviernos nunca fueron inviernos. La gente que estaba a mi alrededor era feliz, y esa felicidad me contagió y forjó mi sentido del humor.

Mi recuerdo siempre ha sido de domingo soleados, con familias dando una vuelta por el paseo marítimo, con guiris que toman el sol todo el año en bikini, con gente que sonríe. Sí, mi ciudad sonríe. Tiene buen carácter. Y esto también me he dado cuenta cuando he viajado. Si que es verdad que no solo cuenta el clima, porque en Dublin yo he conocido gente simpatíquisima, y precisamente buen clima no tienen. Pero por lo que sea los gaditanos son especialmente agradables y abiertos. Normalmente no nos cuesta hablar con cualquiera, y tenemos una curiosidad innata. Cuna de artistas. Puede ser. Vivir en una ciudad tan antigua, rodeada de mar, seguramente inspirará mas que una ciudad con contaminación y rascacielos. Cuestión de gustos.

El caso es que ha sido un placer hacer turismo en mi propia ciudad, y es algo que le recomiendo hacer a cualquiera. Se ve la ciudad desde un punto de vista diferente.  Por cierto, os dejo aquí el video para aquel que no lo haya visto:

Cuando era pequeña, con el colegio nos llevaban de excursión a la torre Tavira, pero volver 20 años después ha sido una experiencia inolvidable. Me he sentido fascinada por mi ciudad. Me gustaba ver la cara de los turistas que veían a traves del periscopio las vistas de Cádiz.  Les veía su cara de ilusión, la misma que yo siento en algunas ciudades cuando viajo.

No caeré yo en el error de pensar que mi ciudad es la mas bonita del mundo mundial, pero no creo que exista esa ciudad perfecta, así que digamos que es la casi ciudad mas bonita del mundo.

Hay muchas ciudades que tienen catedrales cerca del mar, y seguramente tendran tambien piedras especiales que solo tenga esa ciudad. Tendrá historia (pero dificilmente tendrá 3000 años de historia) y supongo que habrán acontecido sucesos importantes (como la Constitución de 1812), pero Cádiz no es única por eso.

Es una ciudad que a pesar de tener una tasa muy superior de paro al resto de España, a pesar de tener que buscarse la vida como se puede para sobrevivir… No sé por qué… Pero se tienen unas ganas muy fuertes de disfrutar la vida. Esa energía se siente. Yo creo que soy tremendamente optimista porque me lo ha contagiado mi ciudad.

Puede ser porque esté cerca de Africa, que se siente mas «la madre tierra», o porque el hecho de estar situados tan al sur se sienten las cosas de manera diferente. Sea por lo que sea, tengo que admitir que en todas las ciudades en las que he vivido, cada vez que he dicho que era de Cádiz, siempre he tenido un cumplido, una sonrisa y unas bonitas palabras para la que ha sido y siempre será mi ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *